Los árboles de parota
crecen principalmente en México y América Central, los cuales son de gran tamaño y tienen un bello color dorado. Esto le da un toque especial a los muebles que se hacen con este tipo de madera, ya que su duramen es rayado con miel, tiene colores rojizos e incluso marrón oscuro.

Su veta es muy deseada porque tiene una imagen única que se asemeja a la madera de Koa, pero con más textura y coloración. Además, tiene un brillo natural moderado que se puede resaltar con aceites protectores.

Su durabilidad es muy alta gracias a su resistencia a diferentes insectos. Esta característica la hace mucho mejor que otras maderas duras como el roble rojo, lo cual definitivamente la convierte en una buena inversión para cualquier proyecto que se desee realizar en madera.

Como el tronco de la parota
es de gran tamaño es mucho más sencillo obtener las planchas de madera, y al ser liviano es más barato transportar las piezas o muebles de este material. Es debido a esto que la relación costo beneficio de la madera de parota es bastante buena, así como su disponibilidad.

Por último, tenemos que mencionar que la parota es una excelente opción en términos de sostenibilidad, ya que al ser un árbol relativamente resistente es perfecto para proyectos de reforestación.